Creo que cuando un escritor narra una buena historia, se deja un pedacito de su alma en ella.
Cada palabra, cada personaje, cada gesto descrito, son puestos en escena con un cariño y un mimo muy personal.
Y cuando la historia cae en las manos de un lector, si de verdad le conmueve, responde con una sonrisa, un suspiro o una lágrima, entregando a esa historia un trocito de su corazón.
Mi sueño es escribir una historia que te conmueva.
Pienso que es un buen trato: un pedacito de mi alma… por un trocito de tu corazón.

    

     ¿Qué puedo contaros de mí?

     Nací en Valencia en 1977.

     Soy Virgo ascendente Libra.

     Me gusta sonreír y me cuesta llorar.

     Me licencié en Bellas Artes, pero de lo único que me ha servido es para crecer como persona, no para trabajar. Y para viajar... Gracias a la famosa beca Erasmus (Sí, culpable) y a la no tan conocida beca Leonardo, pude vivir unos años entre Italia e Irlanda, y esa experiencia para mí no tiene precio. Así que estoy muy orgullosa de mi licenciatura en Bellas Artes, aunque ahora trabaje de administrativa.

     En la edad del pavo me dio por leer (gracias, mamá, por presentarme a Johanna Lindsey, Julie Garwood, Kathleen Woodiwis, ... ), y como soy un poco obsesiva compulsiva acabé devorando novelas románticas como si fuesen pipas.

    ¿Por qué me dio por escribir? Pues, como me dice mi madre, soy un poco prepotente. Un día me dije: «Yo también puedo escribir así». Y me puse a ello. Tuve el buen tino de dar con el curso online de novela romántica que imparte Erika Gael (Soy prepotente pero con sentido común), y fueron los mejores 50€ que he gastado en vida (Una ganga, oiga).

     No fue un sueño. Mi primera novela, Detrás de la máscara, ganó el VI Certamen de novela romántica Vergara - RNR, y mi segunda novela, Mi nombre es Pecado, obtuvo una mención especial en el IV Premio Harlequín Ibérica. Fue entonces cuando descubrí que esto de vivir de mis libros era una utopía (Sí, hija, sí. También era una ilusa). Pero como buena obsesiva compulsiva que soy, ahora que he empezado, no puedo parar de escribir.

     ¿Por qué decidí escribir mis historias bajo el seudónimo de Adriana Rubens? Básicamente, porque Beatriz Calvet no me parecía comercial. Pero, a decir verdad, me apetecía darle un toque más personal. Después de todo, tu nombre real no lo eliges tú, te lo ponen al nacer. Así que busqué un nombre que tuviera un significado especial para mí. Y en mi vida, no hay nada más personal, significativo y especial que mis hijos: Adrián y Rubén. Porque todo esto es por ellos.


Entrevista 30/12/2015. A raiz de la próxima publicación de Detrás de la máscara, he tenido el honor de ser entrevistada por la fabulosa web El rincón de la novela romántica. Aquí os dejo el enlace para que podais saber un poquito más de mi.

ENTREVISTA: DETRÁS DE LA MÁSCARA